el-colegio-a-traves-de-la-historia

¡Todos al cole!

Con Septiembre llegó la temible vuelta al cole. Nos preparamos para el regreso a las clases y el estudio, reencontrarnos con profes y amigos. Más amado o más odiado el colegio empieza para todos los niños y niñas en España, pero ¿siempre ha sido así? ¿Quiénes podían estudiar? ¿Qué asignaturas tenían?

La educación es parte de nuestra vida, el aprendizaje nos permite crecer como personas, aprender a relacionarnos en sociedad y nos prepara para el futuro; para la profesión que ejerceremos de mayores, por eso a lo largo de la Historia, desde agricultores hasta reyes, todos han ido de una forma u otra al “cole”.
Ya en la Prehistoria los niños y niñas tenían que ayudar a su grupo en las tareas del día a día, por eso aprendían a curtir pieles para hacer ropa, a tallar herramientas en hueso y piedra con las que cazar, pescar y recolectar frutos, pero… ¿te imaginas que hoy en día tuvieras que aprender a hacer bifaces con piedras del río? ¡te pesaría muchísimo la mochila!
En el Egipto faraónico, dónde las pirámides se construyeron, hubo un gran cambio para los estudiantes pues con la escritura apareció algo que tú aún en día utilizas en el colegio ¿Sábes qué es? Los libros de texto. En estos papiros no solo se enseñaba cálculo, escritura, geometría o geografía, sino que también enseñaban a comportarse como, por ejemplo, a no salir gritando y corriendo de alegría tras las clases ¿te recuerda a algo esto? Además los padres egipcios inventaron el presionar a sus hijos para que estudiaran y constantemente les decían “Tienes que ser obediente y aplicado para llegar a ser escriba, la mejor profesión, sino tendrás que ser herrero. Yo he visto al herrero en su fragua ¡huele peor que los huevos de pescado!” Esto es lo que le dijo Khety a su hijo Pepy en el segundo milenio a.C.
La educación pública de las mujeres en igualdad con los hombres es muy tardía, comenzando en el s.XIX
La educación pública de las mujeres en igualdad con los hombres es muy tardía, comenzando en el s.XIX

Con los griegos la educación se hizo más accesible, aparecieron las Escuelas Públicas o del Estado en las que iban niños libres y en menor medida, niñas. Pero fueron muy pocas las mujeres griegas que consiguieron elevarse a enseñanzas superiores y ocupar puestos de prestigio en su sociedad. Los romanos ampliaron la educación griega y establecieron una educación mixta hasta los 12 años, estudiando escritura, lectura y cálculo. No obstante, no ha sido hasta prácticamente la Edad Contemporánea cuando las mujeres por fin accedieron a una educación más igualitaria, pues se las consideraba inferiores a los hombres y débiles de carácter, como decía el estudioso visigodo Isidoro de Sevilla en el VI  d.C. ¡Vamos chicas a demostrar en el cole todo lo que valemos!

Por suerte, hoy en día todos y todas tenemos el derecho a la educación y esta siempre es amable ¡incluso con juegos! pero a lo largo de la Historia han sido frecuentes los castigos físicos a los estudiantes más remolones y era común el empleo del cepo y del látigo. De tal forma que en tiempos romanos se atestigua una rebelión de estudiantes contra su duro maestro, el Mártir Casiano, a quien sus estudiantes sometieron a toda clase de daños motivados por la venganza hacia el siglo IV d.C.
¡La cosas han mejorado mucho!, así que cuándo no te apetezca ir al cole piensa en esos pobres estudiantes del pasado y todo lo que sufrían para conseguir una buena educación.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *